Categorías

Agua de piña: descubre sus propiedades y formas de prepararla

La piña es una fruta tropical muy valorada y utilizada desde la antigüedad por sus propiedades diuréticas y digestivas principalmente, pero tiene muchas otras. Cuando comemos piña, normalmente tiramos la piel, ya que no es apta para el consumo, ¡pero en la cáscara de la piña es donde realmente se concentran la mayoría de sus nutrientes!

 

 

¿Quieres saber cómo puedes aprovecharla? En este post, te vamos a enseñar a preparar agua de piña, para que puedas aprovechar la cáscara de la piña y, así, disfrutar de todas sus propiedades.

 

Propiedades nutricionales de la piña

Las virtudes de la piña se deben a su alto contenido en fibra; bromelina (enzima digestiva); vitamina C (con gran poder antioxidante), B1, B6, B9 (ácido fólico), un poco de vitamina E, y minerales esenciales, como el potasio, el fósforo, el magnesio, el yodo, el cobre y el magnesio.

 

Beneficios del agua de piña

El agua de piña es una excelente opción para hidratarte. Tiene un sabor rico, refrescante y un toque de acidez irresistible. También es:

  • Diurética. Es un refresco natural a base de agua, por lo que ayuda a reducir la retención de líquidos, lo cual ayuda a reducir la hipertensión arterial. Asimismo,  ayuda a combatir las infecciones urinarias al incrementar la producción de orina y otorgarle un pH más alcalino al sistema urinario, lo cual evita la proliferación de microorganismos patógenos.
  • Saciante. Su contenido en fibra le confiere un efecto saciante, lo cual es ideal si estás intentando perder peso, ya que, además, contiene muy pocas calorías.
  • Laxante. La combinación de agua y fibra contribuyen a mejorar la motilidad gastrointestinal y a incrementar el bolo fecal evitando el estreñimiento.
  • Digestiva. La bromelina es una enzima digestiva característica de esta fruta que ayuda a digerir las proteínas de origen animal, principalmente, que, en ocasiones, hacen tan pesadas las digestiones. Además, controla la producción de gases.
  • Antiinflamatoria. La bromelina tiene propiedades antiinflamatorias, por lo que es una enzima especialmente beneficiosa para calmar los síntomas de enfermedades inflamatorias como la artritis.
  • Detoxificante. Tanto la bromelina como los antioxidantes ayudan a estimular la actividad hepática. No obstante, el hígado es el órgano principal encargado de la eliminación de toxinas del organismo y ningún alimento ni nutriente tiene la capacidad de ejercer esta función por mucho que hablemos de “alimentos detox”.
  • Antioxidante. Por su contenido en vitamina C, ayuda a neutralizar los radicales libres que ocasionan problemas como el envejecimiento prematuro de las células del organismo.

Asimismo, su contenido en yodo fomenta el buen funcionamiento de la glándula tiroides y su contenido en potasio ayuda a mantener el equilibrio electrolítico del organismo y a combatir la fatiga.

 

Preparación del agua de piña

La receta básica

Ingredientes:

  • ½ piña
  • 1L de agua

Preparación:

  1. Lava y corta media piña en varios trozos sin quitar la cáscara.
  2. Pon 1L de agua en una olla y llevarla a ebullición.
  3. Echa los trozos de piña en el agua hirviendo y bájala a fuego medio. Tras 5 minutos, retira la olla del fuego y déjala reposar dos horas.
  4. Cuela el contenido y ya está lista para tomar.

Puedes agregarle azúcar, miel o edulcorantes como la estevia, aunque está deliciosa sin añadirle nada más y es la mejor opción para tomarla.

 

Opción ¡con canela!

Ingredientes:

  • Cáscara de una piña
  • 1L de agua
  • 1 cucharadita de canela

Preparación:

  1. Pon a hervir una olla con 1L de agua
  2. Añade la cáscara de piña y la canela, y déjalas cocer a fuego medio durante 30 minutos. Retira la olla del fuego y déjala reposar durante algunas horas.
  3. Cuela el contenido y ya podrás disfrutar de tu agua de piña como tú quieras.

¿Qué te parece ponerle algo de hielo? La canela le da un toque delicioso y no hará falta que añades más endulzantes.

 

Una alternativa especiada

Ingredientes:

  • Cáscara de 1 piña
  • 2L de agua
  • 1 vaina de vainilla
  • 1 estrella de anís
  • 1 rama de canela

Preparación:

  1. Pon a hervir en una olla 2L de agua y añade  los demás ingredientes.
  1. Déjalos cocer a fuego medio durante 1 hora.
  2. Retira la olla y déjala reposar durante, por lo menos, 1 hora más.
  3. Cuela el contenido y ¡listo!

Disfruta del sabor y de las propiedades de la piña, junto con el toque de vainilla, anís y canela muy sabroso.

 

Agua de piña y agua de fruta

En este artículo nos hemos centrado en el agua de piña realizada a partir de la infusión de la cáscara de esta fruta, pero existen muchas opciones diferentes para preparar aguas saborizadas. Puedes prepararlas con frutas como ciruelas, pera, manzana, naranja, limón, pomelo, frutos rojos, alcachofaetc. También puedes añadir vegetales como el pepino o el apio o incluso hierbas y/o especias como la menta, la melisa, el jengibre o la canela.

Solo necesitas agua y los ingredientes que más te gusten o apetezcan en eso momento. Las cantidades también las decides tú. Lava los ingredientes, córtalos en varios trozos y hiérvelos. El azúcar o los edulcorantes son opcionales, aunque cuanto más natural, mejor. Lo que no puede faltar es la maceración: cuanto más tiempo esté macerando, más sabor tendrá la bebida.

Tanto la piña como el agua de piña son opciones muy saludables para incluir en tu dieta habitual por todos sus beneficios. Seguro que la piña te encanta, pero ¿has probado el agua de piña? No puedes perderte este estupendo refresco casero,  prepara la opción que más te apetezca, te sorprenderá lo rica que está.

 

0 comentarios

Escribe un comentario
Subir