Categorías

Beneficios de la chufa y ¡mucho más!

La chufa es un tubérculo que se origina en las raíces de una planta llamada juncia avellanada. Tiene forma redonda, es pequeña y rugosa y su sabor es dulce e intenso. ¿La has visto alguna vez? Los beneficios de la chufa se dan por las propiedades nutricionales que tiene, ¿las conoces?

En este post podrás descubrirlas y, además, aprenderás cómo preparar horchata casera, una bebida deliciosa muy habitual en verano que es la preparación más conocida con chufa.

 

Beneficios de la chufa y sus propiedades

De entre los beneficios de la chufa destaca su capacidad de ayudar a reducir el colesterol LDL, también conocido como “colesterol malo”. Esto es gracias a su composición en ácidos grasos insaturados, parecida a la composición del aceite de oliva. Este tipo de grasa es la que se relaciona con la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Además, contiene vitamina E, que es un potente antioxidante, y algunos minerales como el fósforo, el potasio, el magnesio y el hierro, importantes para un correcto funcionamiento del organismo. También se podría destacar su cantidad de fibra, ideal para regular el tránsito intestinal y evitar problemas de restreñimiento.

Estas propiedades y beneficios de la chufa no son iguales en los productos derivados que se obtienen de esta. Por ejemplo, la horchata tiene una concentración inferior de nutrientes al tener mucha más cantidad de agua. Además, conviene revisar bien las etiquetas de las horchatas industriales, ya que suelen tener grandes cantidades de azúcar añadido.

 

Recetas para disfrutar de  los beneficios de la chufa

Las chufas bien hidratadas se consumen como si se tratara de un fruto seco o una legumbre. Aunque es bien sabido que su uso más extendido es para preparar la horchata de chufa. ¿Sabes cómo prepararla en casa?

 

Horchata de chufa casera

Ingredientes:

  • 1 L de agua
  • 250 g de chufa
  • Corteza de limón

Procedimiento:

  1. Lava bien las chufas; sabrás que están limpias cuando el agua quede transparente después de tocarlas. Después deben estar en remojo unas 10 horas (puedes dejarlas en remojo toda la noche, por ejemplo).
  2. Escurre bien las chufas y ponlas en un bol junto con el resto de ingredientes para triturarlo todo.
  3. Cuela la mezcla para separar bien el líquido. Puedes utilizar un colador muy fino, un tamiz o un trapo e ir presionando para que salga el líquido; ¡y listo!

Puedes añadir un poco de canela y azúcar, o algún edulcorante, aunque es mucho mejor saborearla sin añadidos.

 

A partir de la horchata, se pueden preparar muchísimas elaboraciones:

Cócteles, batidos, helados... Preparar estos últimos es tan sencillo como rellenar los moldes de helado con horchata y congelar unas horas; ¡súper fresquito! O arroz con leche, simplemente sustituye la leche por horchata; ¡delicioso!

Con la pulpa que queda al realizar la horchata se pueden preparar deliciosos bizcochos. ¡Apunta la receta!

 

Bizcocho de chufa

Ingredientes:

  • 150 g de harina integral
  • 3 huevos
  • 2 plátano maduros
  • Piel de medio limón
  • 100 g de pulpa de chufa
  • 1 cucharadita de levadura

Procedimiento:

  1. Chafa los plátanos con un tenedor  y resérvalos.
  2. Bate los huevos, incorpora el resto de ingredientes poco a poco y mézclalo todo hasta conseguir una masa homogénea.
  3. Vierte la masa en un molde de silicona como, por ejemplo, el Savarín hondo, y ponlo  en el horno, previamente calentado, unos 30-35 minutos a una temperatura de 180 ºC.
  4. Decora el bizcocho con un poco de crema de cacahuete, chocolate negro o chocolate puro en polvo.

En la cocina también se utiliza la harina de chufa, que puede ser una opción genial para celíacos al no contener gluten. Esta harina es más dulce que la de otros cereales y legumbres y, además, si no es refinada, ¡contiene más fibra!

 

Si no has utilizado nunca la chufa, anímate, y prepara horchata casera. ¡Seguro que te encantará! Aprovecha todos los beneficios de la chufa y disfrútala con estas recetas tan buenas.

 

0 comentarios

Escribe un comentario
Subir