Categorías

Cerveza de chocolate: ¿conoces esta nueva variedad de cerveza?

La cerveza es una bebida hecha a base de cereales fermentados (sobre todo cebada) a los que se les añade agua, lúpulo y levadura, y puede tener diferentes graduaciones alcohólicas. También la hay sin alcohol, por lo que es posible disfrutar de sus beneficios evitando este componente perjudicial. Las hay de muchos tipos: rubias, negras, de frutas y ¡hasta de chocolate! Sí, has leído bien: ¡cerveza de chocolate!

 

Cerveza de chocolate

España es una país productor y consumidor de cerveza, y cada vez está más en auge la producción de cerveza artesanal, así como con distintos sabores y matices. La cerveza de chocolate tiene las mismas propiedades que la cerveza normal porque, en origen, se trata del mismo producto. La única diferencia reside en añadir cacao tostado, el cual tiene un tueste similar al de la malta y le da un toque de sabor y unas propiedades organolépticas muy interesantes.

La cerveza de chocolate tiene un sabor caramelizado, pero con el toque amargo propio de la cerveza y también del cacao, además de una espuma cremosa y un color oscuro similar a los de la cerveza clásica irlandesa.

 

Propiedades de la cerveza: ¡disfrútala sin alcohol!

Dejando a un lado su contenido en alcohol, el cual es un tóxico para el organismo y cuyo consumo no es aconsejable en ningún caso, la cerveza contiene algunas propiedades desde el punto de vista nutricional: es rica en vitaminas del grupo B, como B9 (ácido fólico) y B12, que previenen determinados tipos de anemia, y también aporta vitamina B6, que participa en la producción de hemoglobina (molécula que transporta oxígeno de la sangre a los tejidos) y ayuda a prevenir determinados tipos de anemia.

La fibra que contiene la cerveza ayuda a regular el tránsito intestinal y a evitar el estreñimiento, mientras que minerales como el calcio, el fósforo y el silicio ayudan a crear y mantener unos huesos fuertes y a evitar problemas como la osteoporosis y fracturas.

También es rica en antioxidantes, los cuales ayudan a neutralizar los radicales libres formados en el organismo y los problemas que provocan. De hecho, este contenido en antioxidantes la convierte en una bebida cardiosaludable que ayuda a disminuir el colesterol LDL (“colesterol malo”) y los triglicéridos, lo cual ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares.

La cerveza también contiene fitoestrógenos, unos compuestos químicos que minimizan los efectos de la menopausia en las mujeres. Asimismo, estudios actuales confieren a la cerveza la capacidad de prevenir enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer o el parkinson gracias a su contenido en silicio.

Y no hay que olvidar que el principal ingrediente de esta bebida es el agua, lo que, junto con otros ingredientes, la convierte en una bebida diurética, y protectora del aparato renal y urinario.

 

En definitiva, la cerveza es una bebida muy refrescante y agradable al paladar que se puede encontrar de diferentes sabores y con infinidad de matices, como por ejemplo la cerveza de chocolate. Sin embargo, no deja de ser una bebida alcohólica, así que, aunque tenga una gran cantidad de propiedades beneficiosas para la salud, un consumo irresponsable o excesivo le resta todos los beneficios. Pero existe una opción estupenda: la cerveza sin alcohol, que es la mejor forma de disfrutar de todas sus propiedades.

 

0 comentarios

Escribe un comentario
Subir