Categorías

Cómo hacer guindillas en vinagre en casa

La guindilla, también llamada chile, ají, paprika, pimentón o pimienta de cayena, es una variedad de pimiento picante. Es un ingrediente muy común en la cocina mexicana, aunque se usa en muchas otras gastronomías.

Por ejemplo, en el País Vasco, se cultiva la variedad Ibarra y existen guindillas con diferentes grados de picante según su contenido en capsaicina, el compuesto responsable de producir esa sensación de ardor en la boca tan característica, y de provocar lagrimeo y descongestión nasal.

Para darle ese toque picante a tus platos en cualquier momento, puedes optar por las guindillas en vinagre. ¿Sabes cómo hacer guindillas en vinagre en casa? ¿Quieres aprender a prepararlas? ¡Es muy fácil!

 

Propiedades de las guindillas en vinagre

Más allá del picante, la guindilla es rica en vitaminas C, A y E, calcio e hierro. Además, funciona como antifúngico y tiene propiedades analgésicas para la piel. Por su lado, los alimentos encurtidos son una fuente natural de probióticos, microorganismos imprescindibles para cuidar la flora intestinal. Por ello, se recomienda consumirlos habitualmente. Aunque en caso de padecer úlceras, acidez o enfermedades inflamatorias intestinales, es recomendable evitar tanto el consumo de guindilla como de encurtidos, ya que pueden irritar las mucosas y provocar malestar.

A la hora de encurtir, es importante diferenciar entre hacerlo en agua o en vinagre. Hay que tener en cuenta que los encurtidos en vinagre no son fermentados porque con este ingrediente no se da el ambiente idóneo para ello y, por lo tanto, no se le atribuyen los beneficios para la salud derivados de la variedad bacteriana. Al hacerlo solo en agua y sal, los vegetales se fermentan y se avinagran por este mismo proceso.

 

Cómo hacer guindillas en vinagre en casa con el Kit Pickles

Ingredientes
  • 200 g de guindillas (de más o menos el mismo tamaño)
  • 200 ml de vinagre de vino
  • 100 ml de aceite de oliva
  • 150 ml de agua
Elaboración
  1. Limpia las guindillas e introdúcelas en el Kit Pickles.
  2. Añade vinagre de vino hasta un tercio del recipiente y un poco de aceite de oliva (la mitad que de vinagre).
  1. Añade agua hasta acabar de rellenar el bote y remueve con las pinzas para mezclar bien todos los ingredientes.El  líquido ha de cubrir bien las guindillas, ayúdate del disco prensador del producto para que queden totalmente sumergidas.

 

Las guindillas en vinagre ya están listas para ser consumidas, pero lo ideal es dejarlas reposar durante unos dos meses en un lugar fresco y que no le dé la luz directa. Cuanto más esperes, ¡mejor sabor tendrán!

El vinagre no tiene que ser exclusivamente de vino, puedes optar por vinagre de manzana si te gusta más. En cuanto a la mezcla de líquidos, puedes prepararla antes y añadirla después al recipiente y también puedes variar la proporción en función de tus gustos.

 

¿Por qué usar el Kit Pickles?

Con el Kit Pickles tendrás todo lo necesario para crear el ambiente anaeróbico perfecto para la fermentación.

Está formado por 2 tarros herméticos de virio resistente y antiolores (700 mL cada uno), diseñados con una válvula exclusiva de Lékué que permite la salida del exceso de CO2 que se genera durante el proceso de fermentación, lo que garantiza los mejores resultados. También incluye complementos: discos ajustables para mantener los alimentos siempre sumergidos y unas pinzas de doble uso para prensar y servir.

Por su diseño único en el mercado, podrás apilar y almacenar los tarros durante el proceso de fermentación.

 

Ideas para disfrutar de las guindillas en vinagre

Las guindillas en vinagre pueden acompañar potajes o cocidos de legumbres, carnes y pescados. También son perfectas como entrante o como pica-pica. ¿Las has probado fritas? Es muy sencillo: sumérgelas durante menos de un minuto en aceite bien caliente. ¡Quedan deliciosas!

También puedes preparar el típico pincho vasco: la Gilda. Pincha en un palillo una aceituna, una guindilla, una anchoa, otra guindilla y, para acabar, otra aceituna. ¿Y qué te parece una tapa de tostadas con anchoas, tomate rallado y guindilla?

El aliño de aceite de oliva y guindilla para condimentar unas patatas cocidas, un pescado al horno o un plato de pasta es otra opción irresistible. Y mezclarla con unas gulas, unas gambas y un poco de ajo es todo un manjar.

Ahora ya sabes cómo hacer guindillas en vinagre en casa y en qué platos puedes disfrutarlas. Preparar guindillas en vinagre en casa es una delicia y la opción más saludable. Si te gusta el picante, cualquier plato es un buen candidato para darle un toque de guindilla.

Te dejamos un vídeo con 3 recetas de encurtidos caseros para que puedas prepararlos en casa con el Kit Pickles:

 

0 comentarios

Escribe un comentario
Subir