Categorías

Consejos para controlar la ansiedad por comer

¿Por qué algunas veces se come de manera compulsiva? La ansiedad por comer puede aparecer por muchos motivos: puede presentarse porque se está siguiendo una dieta demasiado restrictiva y es la manera que tiene el cuerpo de avisarnos de que tenemos que comer, o por razones emocionales, en cuyo caso se recurre a la comida como satisfacción.

Para buscar una solución ante la ansiedad por comer es importante detectar el motivo por el que se manifiesta, ya que la comida puede proporcionar placer en ese momento, pero no es la solución definitiva.

En este artículo encontrarás la información necesaria para reconocer los diferentes tipos de hambre que existen, así como unos consejos para hacer frente a la ansiedad por comer.

 

Diferenciar el hambre real del hambre emocional

La sensación de hambre debería de aparecer gradualmente, no de golpe. Si aparece de repente, seguramente se trate de hambre emocional, la que se manifiesta cuando te apetece un alimento en concreto y tienes la necesidad de satisfacerla al instante. En esta situación, pregúntate si te comerías una pieza de fruta, por ejemplo. Si la respuesta es que “no”, es posible que el hambre que estás sintiendo es de tipo emocional.

 

Consejos contra la ansiedad por la comida

 

1-  Mastica

Una buena manera de evitar la ansiedad es comer despacio, con plena atención en lo que estás haciendo y masticar bien los alimentos para no tragarlos antes de tiempo y saborearlos bien. Esta es una de las recomendaciones principales del mindful eating.

 

2-  Azúcares

Reducir los azúcares libres de la alimentación puede ayudar a combatir la ansiedad por la comida. Es complicado eliminar todos los azúcares de un día para otro, por lo que márcate pequeños objetivos para irlos reduciendo. ¿Sabes cómo puedes hacerlo? Primero, evita el azúcar de mesa y todos sus sustitutos; procura evitar también alimentos procesados y refrescos. Para asegurarte de que estos productos no contienen azúcar añadido, es importante leer bien las etiquetas.

 

3-  Planifícate las comidas

Si es un tema que te trae de cabeza, sobreponte a ello ¡planificándote! Busca platos que te apetezcan, ten en casa solamente alimentos saludables que te ayuden a no caer en la tentación de productos poco saludables que después pueden generarte la sensación de culpabilidad. Evita comprar productos ultraprocesados; si no los tienes en casa, no los consumirás ni pensarás en ellos.

 

4-  Prohibido prohibir  

Comer poca cantidad y solamente algunos alimentos concretos puede generar más hambre y ansiedad por comer otros. Si necesitas una dieta, busca un profesional, no juegues con la comida. Pensar constantemente en lo que no puedes comer hace que te apetezca mucho más comerlo. Relájate, si hay algún alimento que te guste mucho, no te lo prohíbas. Puedes tomarlo, procura escoger buenas opciones y combinarlas con otros alimentos saludables: un poco de chocolate negro con una fruta y un puñadito de frutos secos puede ser un tentempié perfecto.

 

5-  Hidrátate

A menudo no sabemos diferenciar la señal de hambre de la de sed. ¿Bebes suficiente agua? Si te cuesta, puedes probar con aguas saborizadas, tés e infusiones. Con la alimentación también nos hidratamos: las sopas, las cremas y los purés son un claro ejemplo. Asegúrate de que estén bien presentes en tu día a día.

 

6-  Ejercicio a diario

Procura hacer actividad física ya que aumenta los niveles de serotonina, llamada también la hormona de la felicidad y que descarga tensiones.

 

7-  Distráete

Detecta el hambre es emocional y busca otras cosas que hacer: leer, ver una película o una serie, llamar a alguien, salir a dar una vuelta, meditar, darte un baño relajante, escuchar música que te guste…

 

Reconocer el tipo de hambre es el primer paso para ver qué está pasando y saber reconducir la situación. Estas son recomendaciones generales que pueden servirte, pero si sientes que la comida te controla, es imprescindible pedir ayuda a un profesional.

 

0 comentarios

Escribe un comentario
Subir