17.02.2017

Trucos para que una dieta equilibrada sea fácil de seguir

Por Graciela Porta

Realizar una alimentación equilibrada todos los días de la semana puede parecer un gran reto, pero no lo es, sigue estos consejos y ¡verás que fácil!

El truco más importante es ¡organizarse! Planifica la alimentación semanal en base a una dieta equilibrada. Recuerda que en todas las comidas principales debe haber mínimo un alimento de cada uno de los siguientes grupos: vegetales (en forma de verdura o ensalada), hidratos de carbono (pasta, pan, arroz o patata) y proteínas (a través de carnes, pescados, huevos), y a modo de postre fruta o yogur.

Es importante variar nuestra alimentación para asegurar la máxima aportación de nutrientes diferentes. Para lograrlo, es importante, no tomar siempre los mismos alimentos ni cocinarlos siempre de la misma manera: si compras pescado elige diferentes variedades o si cocinas verdura busca alternativas al clásico hervido.

Te aconsejo la sección de recetas de nuestra web, encontrarás muchas recetas diferentes ordenadas por alimentos o por modo de cocción. ¡Ah! Y no olvides que para asegurar el máximo aporte de vitaminas, debes tomar un alimento vegetal en crudo en cada comida, si no has comido ensalada, sería interesante consumir fruta de postre.

Una vez decidido el menú semanal ya ¡puedes preparar la lista de la compra! La visita al supermercado debe centrarse en ella e intentar evitar las tentaciones que pueden desequilibrar nuestra dieta. De todos modos ¡no te preocupes! ¡Puedes permitirte un capricho de vez en cuando!

 

El ritmo diario, no siempre nos permite realizar todas las comidas correctamente estructuradas, con lo que deberemos conseguir el equilibrio a lo largo de todo el día y aprender a ser flexibles. Imagina una comida de trabajo donde se sirven canapés, o un día ajetreado donde la falta de tiempo nos conduce a comer un bocadillo, ¿Cuál podría ser la solución? No te agobies, ya tomarás una cena más sana, rica en vegetales con un segundo a la plancha y una pequeña guarnición de arroz, por ejemplo.

Una vez aclarado en qué consiste realizar una dieta equilibrada, es cuando empieza la puesta en práctica de nuestras habilidades diarias para llevarlo a cabo: ganas, actitud positiva y arte de la improvisación, son los ingredientes necesarios para conseguirlo.

No olvidéis que la perseverancia es la clave para coger buenos hábitos, que poco a poco se irán realizando de una más manera fácil y casi inconsciente. ¡Os animamos a todos a probarlo!

 

Actualice su navegador

La versión de este navegador es muy antigua, puede que los contenidos de esta web no se muestren correctamente.