Categorías

Únete al ‘trashcooking’ y no volverás a desaprovechar comida

El ámbito gastronómico se encuentra en un proceso de innovación contínua con el objetivo de contentar a todos los paladares, pero con el ritmo frenético de la sociedad actual no siempre es fácil seguir una dieta saludable. En los últimos tiempos se han puesto de moda diferentes conceptos o tendencias para que comer bien y de forma económica y sostenible. Un ejemplo de ello es el trashcooking, que es, al fin y al cabo, una forma de reinventarse.

¿Conoces el trashcooking? En este post, te hablamos de esta nueva tendencia en cocina y cómo puedes incorporarla en tu día a día.

 

¿Qué es el ‘trashcooking’?

El trashcooking es una tendencia gastronómica que significa, literalmente, ‘cocinar con sobras’ y que consiste en aprovecharlo todo, emplear las sobras de comida y las partes de los alimentos que, tradicionalmente, siempre se han desechado. Puede parecer una práctica novedosa, pero siempre ha existido, sobre todo en contextos de crisis, como en tiempos de guerra o de postguerra, por ejemplo. También se trata de una técnica muy habitual en la cocina oriental, donde rara vez se desaprovecha algo.

Cada vez más personas se suman a esta tendencia, quizá motivadas por el hecho de querer reinventarse, ahorrar o, simplemente, por concienciación; y los restaurantes que se suman a esta tendencia consiguen un importante ahorro e innovación. Los estudios indican que, en Europa, aproximadamente el 15 % de la comida de los restaurantes se termina tirando; en España, se desechan  más de 63.000 toneladas al año.

De entre los ingredientes principales en trashcooking se encuentran los desperdicios habituales en cocina como la piel de las verduras o las partes de alimentos que, normalmente, se suelen desaprovechar, como las vísceras y la casquería. Para unirte a esta nueva práctica en cocina, solo tienes que tener un poco de imaginación y mimar la presentación de los platos.

 

Algunas ideas

  • Prepara ‘chips’ con ¡piel de patata!:  simplemente, ¡fríe las peladuras!
  • Aliña la piel del calabacín  o saltéala con aceite y ajo y tendrás un original y delicioso acompañante para, por ejemplo, carnes y pescados.
  • Añade cáscaras de cítricos para aromatizar preparaciones como azúcar caramelizado, mermeladas, salsas...
  • Aprovecha vísceras y casquería cocinando preparaciones como sangre frita o hígado guisado.
  • Prepara fumet con desechos de espinas, cabezas de pescado y marisco.
  • Haz caldo con peladuras de verduras, restos y otras partes de alimentos que acostumbran a desecharse: hierve como lo harías con las verduras enteras, cuela y ¡listo!
  • Con sobras de carne, verduras o legumbres prepara rellenos, croquetas, rellenos o hamburguesas: pícalo bien y utilízalas en las recetas que más te gusten.
  • No tires la pulpa de la fruta o los restos de cereales y frutos secos resultado de hacer bebida vegetal: ¡con ello puedes preparar galletas y bizcochos!
  • ¿Fruta muy madura? ¡Úsala para preparar smoothies, helados o compotas de fruta!
  • El líquido de los botes de legumbres, como el de los garbanzos llamado aquafaba, se usan para preparar postres como mousses de aquafaba.
  • ¡Haz pan rallado a partir de pan duro!

 

Para algunas personas, el trashcooking solo es algo cotidiano con un nombre inglés, y para otras, toda una novedad. Si ya conoces esta forma de cocinar, quizá te animes a preparar alguna de las propuestas que te hemos dado y que no habías probado. Si, por el contrario, esto es algo totalmente nuevo para ti, no te lo pienses más, ¡pruébalo y no tires nada!

 

0 comentarios

Escribe un comentario
Subir