Categorías

¿Qué puedo tomar en una dieta líquida?

La dieta líquida se utiliza con fines terapéuticos o para antes de realizar una prueba concreta. Todos los componentes que conforman la dieta líquida son líquidos; a diferentes temperaturas, calientes o fríos, según la patología que se sufre. Aún así, se ha llegado a anunciar también como una buena opción para perder peso o hasta para “desintoxicarse”. 

Conoce en qué consiste la dieta líquida, en qué momentos puede ser necesaria y por qué no es una buena opción como dieta de adelgazamiento.

 

¿En qué consiste la dieta líquida?

La dieta líquida consiste en tomar solamente alimentos líquidos y bebidas. En esta dieta son aptos el agua, los caldos, sopas y los puré claros, tés y jugos y zumos de fruta, gelatina, budín, helado… Todo ellos son de fácil digestión y no dejan residuos, ya que carecen de fibra.

Algunas ideas:

 

Cremas y sopas

 

Zumos e infusiones

 

Helados

No son aptos en esta dieta los alimentos líquidos demasiado espesos y, por supuesto, los alimentos sólidos. Aunque en algunos casos, se pueden añadir cereales, como sémolas o harinas, para preparar papillas o purés de verdura; especialmente interesante cuando este tipo de dieta se debe realizar durante largos periodos de tiempo, ya que, en general, la dieta líquida no es una dieta muy completa desde el punto de vista nutritivo y, en estos casos, se puede recomendar también suplementación de fibra, vitaminas y minerales por no llegar a los requerimientos necesarios.

 

¿En qué momento se utiliza la dieta líquida?

La dieta líquida puede estar prescrita por un médico antes de realizar una prueba o examen diagnóstico, como una colonoscopia. Con esta dieta se pretende conseguir unos resultados correctos o para que durante la cirugía no aparezcan problemas.

También suele pautarse después de haber sido sometido a ciertos tipos de cirugía, como aquellas en las que se interviene el sistema digestivo; desde los dientes hasta el intestino. Tras este tipo de intervenciones, la dieta líquida es el primer paso para volver a comer de manera habitual.

Asimismo, puede ser necesaria también en casos de falta de dentición y donde existan problemas para masticar alimentos, o en momentos puntuales y a corto plazo, cuando existen problemas digestivos.

 

La dieta líquida, ¿una buena dieta para adelgazar? 

La dieta líquida no está diseñada para perder peso. Como ya has visto, se utiliza bajo pauta médica, como parte de una prueba o tratamiento. Y aunque se trata de una dieta baja en calorías, no es recomendable seguir una dieta líquida durante mucho tiempo, porque no es una dieta completa desde el punto de vista nutricional.

Antes que seguir una dieta de adelgazamiento, lo más importante es aprender a comer bien y adoptar un estilo de vida saludable. Hacer buenas elecciones de alimentos y de tipos de cocción será esencial para que, a la larga, no vuelvas a coger esos kilos de más ni tengas que recurrir a otra dieta para bajar de peso.

Si buscas una dieta que te ayude a perder peso acude siempre a un profesional calificado para ello: los dietistas-nutricionistas. La dieta líquida sólo será útil en situaciones médicas concretas y es importante no jugar con la salud siguiendo este tipo de dietas sin supervisión de un profesional de la salud.

 

0 comentarios

Escribe un comentario
Subir